Las 10 mejores estrategias para enamorar a una mujer

Las 10 mejores estrategias para enamorar a una mujer

Enamorar a una mujer, suele ser una tarea ardua para muchos hombres que no conocen de la naturaleza femenina que, dicho sea de paso, es encantadoramente compleja y no es fácil de descifrar.

  1. Cuando te guste una mujer, no la abordes abruptamente, ni la acoses. Con ello, lo único que lograrás es ahuyentarla. Ellas son susceptibles y, además, se sienten vulnerables por naturaleza.
  2. Además, no le demuestres, de manera demasiado notoria, que te gusta. La mejor estrategia, será enviarle algunas señales sutiles y, si se quiere, algo confusas. Así, se sentirán igualmente confundidas y, por ende, atraídas.
  3. Durante las primeras conversaciones, jamás les hables de sexo, ni aun tratándose de un enfoque serio. Pensarán que esa es tu intención principal con ellas.
  4. Si empiezas a observar cierto interés en ella, no vendrá nada mal mostrarse algo indiferente, desinteresado y distante, por dos o tres días y verás cómo empezará a intentar acercarse.
  5. Regálale detalles no muy comprometedores, en un principio. Así, por ejemplo, las rosas rojas no serán bienvenidas durante los primeros días de cortejo. Será mejor optar por chocolates y detalles similares.
  6. En lo que respecta a la primera invitación a salir, procura porque no sea para cenar y/o ir a un bar en la noche. Para comenzar, un almuerzo o algo para compartir en la tarde, las atraerá más.
  7. No te enfades cuando te diga “no” a una invitación. Es posible que te esté probando, así desee salir contigo. Además, se podrá estar haciendo la “precisa, indiferente y desentendida”.
  8. Debes empezar a decirle cosas lindas y dulces, con cierta mesura. “Ir al grano” de entrada, no es una buena opción, definitivamente. La naturaleza femenina es compleja, reiteramos.
  9. Cuando pienses y, por sobre todas las cosas, sientas que “ya está en tus manos”, no la acoses para que tenga sexo contigo. Para ellas, la sexualidad es más que simple diversión y placer.
  10. Cuando llegue el momento definitivo de la intimidad, debes ser delicado y cariñoso. Ella está interesada en ti y no está a la espera de un “toro que la embista con fiereza”.